Misión 101-2042 | La historia del futuro
Usuario:
Contraseña:
¿Por qué?

Es urgente que desde la adolescencia aprendamos a imaginar el futuro para valorar la vida y encontrarle sentido.

Actualmente se propone vivir a la mayor velocidad posible sin importar el destino. Ya no es, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Ahora es, no dejes para el próximo momento lo que puedes tuitear o feisbuquear en este instante. Si te atreves a hacer lo contrario, quedarás rezagado en esta carrera de velocidad que definimos como vida. En esta dinámica nace la distracción interminable desde los medios y la intolerancia a cualquier reflexión que demande una pausa. Este fenómeno cada día impacta más a los nativos digitales en edad adolescente. Exigen la conexión ininterrumpida sin percatarse del aislamiento y soledad que esta va provocando. Deja de ser interesante la conversación cara a cara ante la posibilidad de tener cientos de amigos menos demandantes en el ciberespacio. La condescendencia de las comunidades virtuales es el mejor refugio para lograr la pertenencia que anhela cualquier adolescente.

Por otro lado existe una presión para aprovechar al máximo cada día. Si es posible, hay que hacer que los días sean de 48 horas o más para sentirnos productivos y vitales. Sólo podemos quedar satisfechos si logramos consumir más en menos tiempo. Los deseos más fáciles de expresar son aquellos que se resuelven en el instante. En el mundo de la conectividad y la banda ancha sólo existe el aquí y ahora convirtiéndose en una adicción. El futuro bien gracias. Sin ser pasado, el mañana queda en el olvido. El deseo de lo inmediato es evidente y visceral, contrario a una ilusión o idea de futuro que exige reflexión y un mayor sentido de racionalidad.

La buena noticia es que detrás del proyecto Misión 1.01 existe la pasión y compromiso que Edumundo pone en el desarrollo de recursos educativos que promueven en los adolescentes una visión creativa de largo plazo para que comprendan la importancia de una conciencia comunitaria y ecologista. Una mejor noticia es que no es la primera vez que esta empresa pionera en el desarrollo de recursos educativos multimedia ha apostado por la humanización de la tecnología con la intención de revalorar el concepto de sabiduría en los procesos de enseñanza aprendizaje. Ya es una tradición en Edumundo apostar por estrategias innovadoras que despierten la imaginación y creatividad en niñas y niños para llevarlos de lo virtual a lo virtuoso.

Por todo lo anterior, con Misión 1.01 los alumnos de primer ingreso de secundaria contarán con un espacio mágico en el que el tiempo se detiene para valorar los momentos que realmente son inolvidables. Desde Misión 1.01 miles de adolescentes podrán encontrar el sentido de la educación a pesar de saber que los beneficios no están a un clic de distancia, sino a varios años luz de su realidad. Es así como esta misión se vuelve un verdadero aprendizaje para la vida que propone lo imposible: pensar el futuro desde la rebeldía de la adolescencia, para ser autores de una historia que valga la pena contar con orgullo una y otra vez.

Érase una vez...es para siempre la Misión 1.01.